Inicio > Columnas > Movilidad y sustentabilidad metropolitana

Movilidad y sustentabilidad metropolitana

 

Roberto Arias de la Mora

2012-03-06 • ACENTOS

  • El día de ayer se llevó a cabo el foro legislativo, académico y ciudadano: “para el análisis del proyecto de iniciativa de reforma a la Ley de los Servicios de Vialidad, Tránsito y Transporte, convocado por la Comisión de Asuntos Metropolitanos de la LIX Legislatura del Estado de Jalisco.

A cualquier ciudadano medianamente informado que haya tenido oportunidad de escuchar lo que ahí se dijo, seguramente compartiría el sentido de urgencia que tiene el que cambiemos la manera en que nos movemos en esta ciudad si aspiramos a tener futuro como la metrópoli competitiva, sustentable y con calidad de vida que todos soñamos vivir. Y es que siguiendo la sugerente analogía de Jaime Lerner acerca de la manera en que un médico provoca una reacción curativa en su paciente, los ponentes Gerardo González Herrera y Pedro Jiménez González llamaron la atención sobre la urgencia de intervenir los enfermizos modos de movilidad urbana que han prevalecido hasta ahora en Guadalajara, si realmente aspiramos revitalizar la dinámica social y económica del conjunto metropolitano.

La sobresaturación de la oferta de transporte en el centro de la ciudad y la insuficiente cobertura en la periferia, el desperdicio que supone permitir la circulación de transporte convencional sobre la superficie, siguiendo la misma ruta del Tren Eléctrico, el abuso que hacemos del automóvil acentuado por esa subcultura muy tapatía de vincular al auto con el prestigio social, las condiciones de inseguridad prevalecientes en los paraderos y las dificultades para transbordar entre rutas que irremediablemente han elevado la siniestralidad de los usuarios del transporte público, son apenas algunos de los rasgos más sobresalientes del diagnóstico de una movilidad no sustentable que padece la metrópoli y que, pese a los signos de gravedad que muestra hoy en día, seguimos sin atender adecuadamente. Aquí radica la principal bondad de la iniciativa de reforma que fue consultada: alentar un adecuado tratamiento del transporte público bajo criterios de sustentabilidad, con rutas integradas o fusionadas, una mejor regulación pública sobre los servicios que se prestan, fórmulas tarifarias transparentes y esquemas para su modernización.

Ciertamente el que nuestros legisladores se hayan tomado la molestia de consultarnos es un paso que, por importante que sea, no deja de ser el primero. Aún está por verse qué tanto saben escuchar las voces de los especialistas y ciudadanos al momento de aprobar la iniciativa de reforma.

Más importante aún, está por verse si las autoridades muestran la misma altura de miras al momento de implementarlas, porque desafortunadamente la suerte que han corrido las más recientes reformas en materia de vialidad, tránsito y transporte, más bien nos hablan de negligencia y parcialidad tanto en los diagnósticos como en las soluciones, por no hablar de omisiones, abusos o excesos atribuibles a las autoridades formalmente competentes.

Académico de El Colegio de Jalisco

Anuncios
Categorías:Columnas Etiquetas:
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: