Inicio > Diarios > Cumplió 30 años la Plaza Tapatía

Cumplió 30 años la Plaza Tapatía

Zona Metropolitana

Su construcción se inició en 1979.
El Occidental
7 de febrero de 2012

 

Víctor Manuel Chávez Ogazón

Guadalajara, Jalisco.- Cumplió este fin de semana 30 años la Plaza Tapatía y para muchos pasó desapercibido, no así para el periodista, autor del libro de la Calzada Independencia -que está a punto de salir a la venta- e integrante de la Sociedad de Geografía y Estadística, Guillermo Gómez Sustaita, quien resalta precisamente en su obra la pretensión de esta plaza, para muchos “muy alta”, de unificar a las dos Guadalajaras -la del poniente y la del oriente- en San Juan de Dios y anexar este barrio al Centro Histórico.

Fue un 5 de febrero, pero de 1982, cuando precisamente se inauguró esta plaza, según se hace constar en una placa.

Gómez Sustaita, que se ha dado a la tarea de recabar no sólo información sino también fotografías valiosísimas sobre la Calzada Independencia, destaca que fue resultado de un trabajo que el entonces gobernador Flavio Romero de Velasco, encargó al arquitecto Juan Gil Elizondo (hijo de otro gobernador, Juan Gil Preciado), tal proyecto, cuya versión original fue del arquitecto Ignacio Díaz Morales, y entonces se le criticó que para llevarlo a cabo tuvo que demolerse la plaza de toros El Progreso.

Juan Lanzagorta, uno de los urbanistas que más cuestionaron su construcción, es enfático cuando señala: “nunca unificó a las dos Guadalajaras. Todo lo contrario. La ciudad sigue dividida en dos Guadalajaras, aunque lo peor es que para construirla desapareció un entorno de gran valor patrimonial”.

Hay desde luego opiniones a favor que exponen, entre bondades y beneficios, la construcción de los estacionamientos subterráneos, la explanada que se creó al frente del Instituto Cultural Cabañas -Patrimonio de la Humanidad desde 1997-, el núcleo comercial y turístico de los centros joyeros, los espacios de esparcimiento creados entre el Parque Morelos, el Teatro Degollado y el Mercado Libertad; y que se logró regenerar la zona de Dionisio Rodríguez donde estaban los puestos de hojalateros y las pescaderías (donde se ubicó un jardín con la escultura de “La Estampida”).

Guillermo Gómez Sustaita consigna en su investigación que la zona, desde el Degollado hasta el Cabañas, acusaba un caos de usos del suelo. El Departamento de Planeación y Urbanización del Estado ejecutó el Plan Parcial de Urbanización y Regeneración del Centro Metropolitano que tenía tres objetivos:

* Crear nuevos espacios abiertos dedicados al acceso público, para fines de esparcimiento, convivencia y recreación.

* Generar un dinámico desarrollo del comercio y los servicios en la zona, y alentar además la promoción del arte y la cultura. Para ello, el Cabañas dejó ser un hospicio y se convirtió en un centro cultural.

* Solucionar problemas viales y de estacionamiento, y regenerar entornos del tipo del Parque Morelos, San Juan de Dios y la antigua “zona roja”.

El autor del libro que pronto estará a disposición del público, editado por la Secretaría de Cultura, destaca que otra finalidad fue revitalizar los usos del suelo y constituir -con una conjunción de nuevos elementos urbanos- una nueva zona social-cultural, de convivencia abierta, que generará en base a la plusvalía ganada las inversiones de particulares. Hubo grandes consorcios (Salinas y Rocha) que hicieron inversiones importantes.

Asimismo, se consideró conservar y preservar los lugares tradicionales de esa zona como lo son el Cabañas, el Mercado Libertad y la iglesia de San Juan de Dios. La Plaza Tapatía se extiende de la parte posterior del Teatro Degollado hasta el frente del Cabañas. Abarca 35,765 metros cuadrados, que principalmente son espacios abiertos en formas de plazoletas y paseos arbolados, y que están ordenados con una secuencia lineal que se inicia atrás del Degollado, donde se construyó la Plaza de los Fundadores en alusión a la fundación de Guadalajara en febrero de 1542.

La macroplaza, como también le decían al principio (no faltó quien la consideró copia de la Plaza Roja de Moscú), terminó desarrollándose en 70 mil metros cuadrados, de los cuales 40 mil se destinaron a espacios abiertos y casi 30 mil para comercios, despachos, escuelas, bancos y oficinas de gobierno.

Al nivel subterráneo se construyeron mil 500 cajones para estacionamiento y el plan financiero de vender 28 mil metros cuadrados, permitió que la obra no impactara al erario estatal.

La Plaza Tapatía se inauguró el 5 de febrero de 1982 en el marco de la V Reunión de la República a la que asistieron todos los gobernadores del país y el presidente José López Portillo.

El proyecto sigue siendo cuestionado. Gómez Sustaita recabó el testimonio de otro experto, Fernando González Gortázar, quien hace ver que se perpetró un atentado contra el patrimonio tradicional. “Fue una irrupción violenta y prepotente de la ciudad del poniente. Se perdió así, en forma indignante, una gran oportunidad de romper con la barrera social, urbana y psicológica de la Calzada Independencia”.

Anuncios
Categorías:Diarios Etiquetas: ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: