Inicio > Diarios > ¿Nuevo icono para la ciudad?

¿Nuevo icono para la ciudad?

Arquitectura
Gwenaël Massot ganó concurso para diseñar un edificio en la zona del Matute Remus

GUADALAJARA, JALISCO (21/ENE/2012).- Un joven arquitecto francés ganó recientemente la tercera edición del concurso de ideas CoArq, dirigido a estudiantes de arquitectura y diseño de todo el mundo. La justa, convocada por esta instancia de origen y base tapatía, tuvo como motivo temático la mejoría y promoción de una zona “con enorme potencial no sólo en cuanto al entorno y la imagen urbana, sino el sector inmobiliario”, dice su organizador, Jenaro de Silva Peña. Por ello, las intersecciones de las avenidas López Mateos y Lázaro Cárdenas fueron el punto focal, al cual un equipo radicado en Francia presentó la propuesta ganadora.

Se trata del grupo comandado por Gwenaël Massot, graduado de la Universidad de Arquitectura de Bretaña en el Noroeste de Francia y quien conoce la capital jalisciense debido a que estudió un año de su maestría en el CUAAD de la Universidad de Guadalajara. “Eso me hizo descubrir México y esta ciudad, y desde entonces busco cualquier ocasión para hacer arquitectura o urbanismo en Guadalajara o en el país en general”, dice con un muy correcto español.

Actualmente Gwenaël trabaja en una agencia internacional de arquitectura y urbanismo que tiene sedes en Francia y China, pero también se desempeña “de manera independiente para concursos y proyectos de índole personal”. Así las cosas, se enteró del concurso de CoArq a través de “los sitios de Internet que se involucran en la difusión de trabajos arquitectónicos, y que a su vez, son utilizados para anunciar concursos de este tipo”.

Una vez enterado, el joven arquitecto francés encontró interés en la ubicación del proyecto ya que “el programa se me hizo bastante moderno: una mezcla de usos en un punto estratégico de Guadalajara”. Este conjuga áreas para comercio, vivienda, oficinas y recreación. Lo que siguió entonces fue “formar un grupo de reflexión” que Gwenaël integró con la artista mexicana Blanca Pulido Rentería y el también arquitecto galo Loïc Brenterch. Los tres llegaron a la conclusión de que las condiciones y el lugar sumaban un todo que “estaba perfecto para un edificio híbrido, capaz de ofrecer muchos servicios distintos y así atraer a mucha gente y convertirse en un lugar animado”.

— ¿Cuáles son las características de tu proyecto?

— Este es un edificio generado por la combinación del programa y de las coacciones del sitio. Un ancho de 14 metros –lo necesario para las viviendas eficientes en cuestión térmica- ha sido creado apartir de su lado público y luego ha sido modelado en función de los espacios creados para la gente y de las vistas. Una apertura está hecha en frente del puente (“Matute Remus”), y otra frente a la avenida principal (Lázaro Cárdenas). Un pasaje conecta el fondo del sitio con la calle. El edificio se convierte en una serpiente bailando con los elementos urbanos. Una torre se lanza al aire en el ángulo del sitio, frente al puente icónico.

El tema era diseñar un icono, un especie de monumento para la cuidad de Guadalajara y con eso, el edificio se convierte en un símbolo, se hace monolito.

— ¿Cómo ha sido para ti proyectar para Guadalajara, cómo ves a la ciudad?

— Guadalajara es una ciudad muy interesante y sobre todo muy animada en cuestión cultural. Me preocupa un poco la extensión sin fin de su mancha urbana, y sobre todo las consecuencias a largo plazo en desplazamientos, contaminación y transportes.

Como todos los arquitectos de mi generación, estoy muy preocupado por la situación ecológica. Obviamente eso tiene una influencia en mi manera de diseñar edificios. Aquí se trata de diseñar un edificio económico en cuestión energética, lo que en México significa protegerse y alimentarse de los rayos del sol.

— Su entorno es muy importante. Tienes un puente icónico y el edificio más alto de la ciudad. ¿Cómo lidiaste con eso?

— El desafío era respetar el entorno urbano, con el puente “Matute Remus” y los edificios más pequeños que rodean el sitio. Sí, existe mucha arquitectura de calidad en Guadalajara, pero la Torre Riu no pertenece a esa categoría. La verdad, no se puede imponer un objeto tan grande en el paisaje urbano de una ciudad sin tener una cierta calidad plástica. La torre Latino-Americana en la Ciudad de México tiene una belleza intemporal, en cambio, la torre Riu ya estaba fea antes de ser construida. Creo que los paisajes (urbanos) de México merecen mejor arquitectura que eso. Así que a lo mejor a Guadalajara también se le puede ofrecer un nuevo símbolo.

—¿Cuál es el futuro del Icono Urbano con el que ganaste el concurso CoArq?

— El grupo CoArq, quien organizo el concurso, hace muchos esfuerzos para seguir desarrollando el proyecto. Estamos esperando para presentarlo a unos inversionistas de Guadalajara. Y está en proceso, por mi parte sigo trabajando en eso. Ojala alguien nos ayude a llevarlo a cabo.

CoArq está a días de lanzar su cuarta convocatoria para alumnos de todo el mundo, con la firme intención de que “los actores involucrados –propietarios de predios, inversionistas, autoridades correspondientes, etcétera- tengan interés en llevar a cabo el proyecto ganador del primer lugar, y que no sea sólo un concurso de ideas irrealizables”, sostiene.

Ana Guerrerosantos

Anuncios
Categorías:Diarios Etiquetas:
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: